la compañía de santa teresa de jesús tiene encomendada la dirección y la función pastoral educativa desde 1889

Los fundadores y organizadores de la Hermandad, inicialmente situada en la Iglesia de Santa Mª de los Ángeles fueron D. Jerónimo Serra, D. Pedro Lasso y el padre Bernardino de Antequera, en 1615, una época marcada por la pobreza masiva tanto en el campo como en la ciudad. Su objetivo es dar socorro a los pobres, enfermos y desamparados con extrema necesidad. Obtienen licencia para pedir limosnas y redactan unas Constituciones que son aprobadas por el Consejo de la Gobernación de Toledo en 1618,que luego serán sustituidas por las de 1626.

Las obras de caridad eran:

  • La visita. Tres visitadores se encargaban de repartir limosnas a los más pobres que las habían solicitado previamente. Esta fue la obra más importante en cuanto a volumen de limosnas repartido. Dejó de prestarse este servicio en 1890.
  • Socorros secretos. Eran ayudas a personas de elevada condición que estaban viviendo en la pobreza.
  • Aires y Baños. Se enviaba a fuentes termales a algunos enfermos y a sus tierras a convalecientes para que se recuperasen con sus familias. Esta fue la actividad donde se cometieron más fraudes pero debido a su gran popularidad fue difícil retirarla.
  • La Ronda del pan y el huevo: Tres hermanos, uno de ellos sacerdote, recorrían por la noche los barrios más desfavorecidos, cada noche se elegía una ruta distinta. El principal objetivo era religioso, atender a los necesitados de confesión. La Ronda se deja de realizar en 1833, con la aparición de la policía urbana y se sustituye por un albergue en el que se les da cena y cama por una noche. La Hospedería deja de funcionar en 1936 aunque continúan dándose cenas. El resto de servicios desaparecen en 1950.

 

Actualmente se mantiene el ejercicio de Ronda, que consiste en dar cenas en el comedor del Refugio. En 1986 se acordó dar también bocadillos o cenas frías para las personas que se quedaban en la cola sin poder entrar, la mitad de ellos son inmigrantes. También en este año surge el ropero, que es abierto un día a la semana y es atendido por señoras del barrio.


A pesar de las limosnas, las necesidades económicas eran cada vez mayores por lo que recurren a la Corona que le concede títulos cuya venta supone una importante aportación económica. Así crece y llega a tener en pocos años casa propia, albergue para pobres y oratorio público.


En 1604 se había creado el Hospital Real de Santo Antonio dos Portugueses, con donativos de Portugal, y en 1624 se crea la Iglesia. Con la separación de la Corona de Portugal del Reino de España, el patronato de la fundación pasa a la Corona española y se le llama Hospital de los Alemanes.
La necesidad de un Colegio para niñas surge porque en la Ronda se encuentran muchas vagando por las calles y en la Corte solo existía en ese momento un colegio para niños desamparados. En 1651 se inaugura el Colegio de la Inmaculada Concepción, y surge la picaresca con abandonos intencionados para ingresar en el colegio, por tanto se establecen circunstancias para el ingreso, teniendo prioridad las dos primeras:

  • Huérfana de padre y madre.
  • Pobre de solemnidad.
  • Noble o limpia de sangre.
  • Ha de tener alguna instrucción musical o al menos buena voz.
  • Edad entre siete y catorce años.

 

En 1733 se redactan unas nuevas constituciones y se pasa a llamar Colegio de la Purísima Concepción. Se amplía la edad de entrada: de siete a dieciséis años, aunque como la estancia es ilimitada, hay señoritas mayores que hacen la misma vida que las colegialas, por tanto se encomienda su educación a un instituto religioso.


Con la desamortización de Mendizábal en 1836, se ponen en venta las propiedades de la Hermandad, que queda sin recursos para continuar sus actividades de caridad pero en 1869 se declaran nulas dichas ventas.
El edificio que existe actualmente fue inaugurado en 1888, después de demoler las antiguas casas.


En 1898 el Papa León XIII le concede a la Hermandad el título de Pontificia, como reconocimiento a sus tres siglos de ayuda espiritual y material a los necesitados.
El Refugio promovió el establecimiento de Hermandades similares en otras ciudades españolas, pero actualmente solo se mantienen la de Zaragoza y Granada.


En 1889, se llega a un acuerdo con la compañía de Santa Teresa de Jesús, para que se encargue de la dirección del colegio, y se limita la edad de permanencia hasta la mayoría de edad.


En 1927 el matrimonio Arana–Fourest estableció un premio anual para la colegiala que por su aplicación y demás circunstancias lo mereciese.
Después de la guerra reanuda su actividad como centro privado de enseñanza media. Las alumnas internas pasaban los meses de verano en Las Navas del Marqués.

En 2011 el colegio se integra en la Fundación Escuela Teresiana. De esta manera se víncula a los otros 22 colegios teresianas que hay repartidos por la geografía española.


Actualmente continúa funcionando como Centro Concertado por la Comunidad de Madrid y en él se imparten las Enseñanzas de Educación Infantil, Primaria y Secundaria.
El Colegio, por medio de la Hermandad, está vinculado a la Iglesia de San Antonio de los Alemanes.