El pasado viernes 8 de enero, Eduardo Valcárcel dio a los alumnos de la ESO una charla sobre superación personal.

Eduardo Valcárcel fue presentado por Manuel Aramburu, el vocal adjunto del colegio de la Hermandad del Refugio. Los alumnos no le conocían y fue una oportunidad para que lo hicieran.

Eduardo Valcárcel tuvo un accidente cuanto tenía un año y medio. Se escapó de la vigilancia de su cuidadora. El accidente le costó perder una pierna. Pero ello no hizo que perdiera las ganas por hacer cosas nuevas: montar en bicicleta (desde los 8 años), nadar, subirse a los árboles, jugar al pádel, ir a parques acuáticos (que recorría a pata coja) o practicar esquí (lo dejó cuando se rompió el menisco).

Sin embargo, su gran pasión era el fútbol. Llegó a jugar excelentemente bien, sirviéndose de sus muletas para conducir el balón y saltar por encima del césped. Su gran sueño era llegar a ser entrenador de fútbol. Con ese propósito llegó a Madrid con 20 años, gracias a una beca de un año, puesto que sus padres, con seis hijos, no podían afrontar muchos gastos. Al principio todo le resultó muy difícil; incluso pensó en dejarlo. Pero su madre le animó para que siguiera. A partir del segundo año, ya sin beca, comenzó a hacer diferentes trabajillos para ganar el suficiente dinero para sus gastos. Sin embargo, al tener la categoría legal de minusválido (a pesar de lo válido que era), no podía acceder legalmente a ciertos niveles en el grado de entrenador de fútbol. Denunció la situación y la justicia le dio la razón. Así obtuvo legalmente el título de entrenador de fútbol, llegando a entrenar al Majadahonda en Tercera División.

Actualmente dirige la escuela de fútbol de la RFEF. Está casado y tiene dos hijos.

Aparte de sus datos biográficos y su currículum, a los alumnos lo que más les ha llegado han sido las lecciones de vida transmitidas por Eduardo:

  • Los problemas son tan grandes o pequeños como tú quieras hacerlos.
  • Todas las personas tienen problemas.
  • El sentido del humor es fundamental para crecer en la vida.
  • Es necesario no rendirse a la hora de conseguir tu sueño, a pesar de los obstáculos del camino.
  • Las personas te juzgan siempre, pero lo verdaderamente importante es lo que tú piensas de ti mismo.
  • Los límites están ahí para vencerlos.
  • No te van a regalar nada en la vida: hay que luchar y trabajar. Incluso los futbolistas con talento han tenido y tienen que trabajar mucho.
  • Muchas personas tienen talento pero no lo desarrollan porque no son constantes.
  • Siendo buena persona consigues siempre más y mejores cosas. .

Más fotos...